lunes, 23 de julio de 2007

Fin de semana: Madrastra 100%

Tres días muy intensos fueron los que viví este fin de semana. Partamos por la llegada del tercer integrante de esta historia. Lo fuimos a buscar a la casa de su abuela paterna el sábado a la hora de almuerzo y el recibimiento fue muy bueno, pensé que ni me iba a pescar como no lo veíamos hace dos semanas y la última vez fue un fin de semana de puras peleas, pensé que no iba a estar ni ahí, pero nos recibió con besos y abrazos, muy cariñoso, estaba contento, además estaba con su primo así que más feliz todavía. Los dos niños se fueron a mi casa ese sábado, en la tarde tomamos oncecita muy rica y los niños luego jugaron a armar un puzzle que yo le había regalado al hijo de mi marido, mientras mi marido veía tele y yo hacía labores domésticas, luego se fueron a dormir y todo muy bien, la verdad es que andaba muy cariñoso conmigo y yo retribuía ese cariño, con mimos y diversas atenciones. La verdad es que no me puedo quejar, se portó bastante bien, excepto por las 20 veces que tuve que pedirle que se fuera a bañar, hasta que lo conseguí.

Por otra parte estuve todo el fin de semana angustiada porque quería hablar con mi marido sobre el temita de la falta de tino para referirse a la madre de su hijo, la famosa zopenca doña nadie. Nunca encontraba el momento para hablar, hasta que lo hice el domingo en la noche, no puedo negar que me costó un montón hacerlo, de hecho ya había perdido la fe de hacerlo. Comencé directamente con la forma en que él se refiere a ella y las tantas preguntas que le hace a su hijo sobre ella, yo sé que lo hace para saber si está bien y ella lo trata bien, porque son el mismo tipo de preguntas que le hago yo. En fin, al comienzo el lo tomó mal, sintió que era como una crítica, no lo vio como yo quería, de hecho el tema estaba pasando a pelea y me dijo que yo debería haber pensado todas estas cosas antes de casarme... imagínate !!! como si no existiera el divorcio... jajajja bueno, traté de enrielar la conversación y creo que al final entendió mi punto de vista, yo lo único que le pedía era que me ayudara a ser madrastra porque es demasiado difícil y si él no me ayuda no saldría adelante. Que lo que yo le pedía era una cosa sutil, era la forma y la frecuencia de referirse a ella y que ella para mí no es tema, sí su hijo, porque es el hijo de mi marido y lo que me importa es lo que pasa con él, que no quería que fuera tema entre nosotros. En resumen lo que yo quiero es que no me la nombre, más encima que su nombre ya es feo, que lo repita me dan nauseas, jajaja, bueno lo que si tengo que decir a favor de mi marido es que él nunca habla cosas buenas de ella, porque claramente no las hay, la nombra porque como él me dice "lamentablemente es la madre de mi hijo" nótese el lamentablemente y yo le sumo la vergüenza de a veces debe sentir de que ella sea la madre de su hijo, es que si yo contara cómo es ella como mamá de verdad que da una pena terrible...


En fin, para poner punto final, cierro el caso de la falta de tino y pongo inicio a los futuros acontecimientos de mi vida como madrastra.


Madrastra socia fundadora 1 (la del niño)

1 comentario:

Amidastra 26 dijo...

ohhhh!!!!
primera vez que veo su blog... lo encontré por casualidad y me di el tiempo de leer todas las entradas... ufff... Que fuerte!! y lo más terrible es que me sentí reflejada en muchos aspectos... no soy madrastra aún, pero para allá voy derechito... hace 6 años que pololeo y él tiene una niña de 8 años (yo la conocí casi al año)... me han pasado muchas cosas como las que uds cuentan: celos, luchas por espacios, sentirme desplazada a veces, tener que cumplir con un rol que no me corresponde, por nombrar algo.... pero tengo claro que yo acepte esto desde un principio, pues él venía con "mochila" cuando yo me enamoré de él...
Se que me quedan muchas cosas por aprender... espero contar con uds... pasaré seguido a visitarlas

las felicito por este espacio
saludos
Futura Amidastra