jueves, 22 de mayo de 2008

¿Y quién se preocupa de mi felicidad?


Tras haber leido los comentarios de nuestras queridas lectoras, no puedo dejar de entregar mi humilde opinión.

Mi experiencia como madrastra ha sido de muchos cambios, altos y bajos, y muy malos momentos... y creo que he sido capaz de superar todo gracias al enerme amor que le tengo a mi marido y creo que nadie sabe por lo que se pasa si no se ha vivido. Antes de ser madrastra yo me ponía en el caso y decía que no me sería difícil, pero una vez que lo fui... ufff les juro que me ha costado.

Cuando yo conocí a mi marido sabía que tenía un hijo y lo acepté con su mochila, y vivía con él. Las cosas al principio no fueron tan complicadas, porque el niño era más pequeño y su madre no existía, la muy desnaturalizada (y me doy el lujo de llamarla así porque ninguna madre que se aprecie como tal deja abandonado a su hijo) nunca se aparecía, mi marido casi tenía que obligarla a ver a su hijo y que le entregara un poco de afecto.

Muchas veces yo me siento culpable de que mi marido hoy no viva con su hijo, porque mientras yo pololeaba con mi marido me hice cargo de su hijo como si fuera mio, en el sentido de preocupación, lo ayudaba con la tareas, le compraba las cosas que le faltaban para el colegio, lo llevaba al doctor, entre miles de cosas que hice. Fue eso lo que hizo que la estúpida se pusiera celosa de mi y en varias ocasiones le decía a mi suegra que me odiaba porque ella creía que yo quería ser la madre de su hijo, y la muy tonta no se da cuenta de que yo sólo le estaba entregando los cuidados básicos a un niño cuya madre lo dejó abandonado durante tres años. Tras esto ella, cuando se enteró que mi marido y yo nos casaríamos, extrañamente le dieron ganas de ser madre nuevamente. Hoy ella vive con su hijo.

Yo siempre me postergué en todo sentido para que mi marido y su hijo no sufrieran, me callé miles de veces, me dejé pasar a llevar, me entregué en un 100% y ahora debo reconocer que me equivoqué. Yo siempre me preocupé de la felicidad de mi marido, de no preguntar, de no enojarme, de no decir nada cuando encontraba las cosas injustas, de ser segunda prioridad, también siempre me preocupé de la felicidad de su hijo, me preocupé de siempre tener cuidado y nunca hablar mal de su madre, de que nunca sintiera que la encuentro un asco, porque lamentablemente él no tiene la culpa de ser su hijo, siempre me preocupé de que nunca le faltara nada, de celebrale sus cumpleaños, comprarle sus cosas para el colegio, etc etc etc, pero mi sicóloga la otra vez me dijo tu te preocupas demasiado por los demas y me preguntó ¿quién se precupa de tu felicidad?

Por eso les digo que le agradezco a Dios poder desahogarme con mi amiga madrastra, mi sicóloga y nuestro blog y poder tener la libertad de llamar tarada a la más tarada del mundo...

A nuestra lectora que es hija, le digo que no sólo somos los hijos los que sufrimos, porque también soy hija, y me doy cuenta de muchas cosas y lo otro que me tranquiliza es que el hijo de mi marido me aprecia porque nunca en mi vida he hecho algo que pueda perjudicarlo o tu crees que a él le digo que considero a su madre la mujer más desnaturalizada de este mundo???

Lo otro, es que el titulo de madrastra me lo he ganado con mi sudor, y si el hijo de mi marido hoy me quiere es porque he sido una buena persona. Tampoco hay resentimiento, lo que sí reconozco es que nunca podré aceptar a una persona que no es capaz de aceptar a un niño y todo lo conlleva, sobretodo si es la madre.

Fue muy bueno leer la opinión tuya, pero me da pena que no te das cuenta de que detrás de este blog hay dos mujeres que se la juegan por el amor, entiendo también el dolor que tu sientes, pero me gustaría ver en tus palabras un poco de empatía hacia nosotras.

Me gustaría en serio que te pusieras en el lugar de una mujer que ama profundamente y no en el de hija, y que nos sigas lleyendo y dando tu opinión, y me gustaría que leyeras nuestro blog desde una perspectiva más integral y abierta.

La madrastra del niño

4 comentarios:

sassy dijo...

Hola a todas,
es la primera vez que leo este blog y que participo de uno.
Me ha ayudado bastante leer sus comentarios.
Vivo con mi novio desde hace 9 meses y nos reencontramos depues de 19 años. Es viudo y tiene una hija de 7 años. Ella perdió a su mamá hace 2 años. Desde que vivimos juntos, mi vida ha cambiado totalmente al punto que económicamente ya nada de mi sueldo lo puedo destinar para mi exclusivamente. No vería este tema si al menos tuviera una sonrisa al llegar a casa, pero la niña es dura conmigo. Puedo levantarme a las 6 de la mañana y prepararle su plato favorito para ir al colegio y a las 6 de la tarde me mostrará la lonchera que no comió nada! Ahora va a una terapia para que la ayuden a vivir en una triada, su papá sufre de ver como por cosas simples se enfrenta.

Acabamos de entender hace unos días que elle no necesita una mamá sustituta y que no quiere acercarse a mi porque al instante yo ocupo el rol de su mamá. Para mi, es dificil definir mi rol enla casa y me hice tantas ideas lindas de tener una hijita que ahora todas sus rabietas y maltratos me duelen al punto de no levantarme de la cama a veces por un fin de semana entero.

Estoy tratando de ser solo su amiga y aceptar hablarle solo cuando ella lo pide, jugar con ella cuando la propuesta viene de ella, pero es tan fustrante no poder proponerle una salida en familia ni poder comer juntos.

Espero que alguien me de algunos consejos que me ayuden a ubicarme en esta nueva vida.

ivonne dijo...

veo mi vida reflajada en lo que escribes... es tal cual... la única diferencia es que la hija de mi pareja vive con nosotros por un juicio que ganamos.. pero es verdad uno se posterga... y las taradas ni siquiera lo ven por el lado que cuidas a sus propios hijos y les entregas amor... se ciegan pensando que ocuparas su lugar.. cuando es pega de ella mantener en la retina de los pequeños que son sus madres.. eso no lo olvidan ... hay que vivirlo para hablar de este tema... es sumamente dificl y a veces doloroso no poder sostener el dolor de tu pareja en algunas ocasiones ufff
saludos

Anónimo dijo...

hola

Me da gusto leer esto. se que alo mejro nadie lo lee ya que son notas pasadas sin embargo me ha gustado mucho seguir su historia...
Y me ha servido para fijar mi postura de cómo dices querer al hijastro pero no perder los pies...y ya sea hijo o hijastros pensar en una primero a sassy le puedo decir que por todo lo leido concluyo que ni modo sólo te queda ser su amiga poco a poco y que no te vea como su nueva mama, pero no te desgastes por complacerla por que ella tra ssus propias broncas y en eso tu novio te tiene que ayudar y comprender...supongo que tiempo al tiempo

atte la esposa de el marido duro, con un hijo que es una angel pero con una ex que es una piedra dificil de cargar

Anónimo dijo...

Hola...hace 2 años conoci a mi marido.Hace 8 meses me case ...Tiene un hijo de 7 años.Siempre tuve problemas por la educacion del niño...criado por abuelos...y mal consentido...sin normas ni limites...Me case sintiendo ke era un problema solucionable...cn comunicacion y consenso.Ahora estoy mbarazada de 8 meses y la vida es un infierno.El crio es un tirano...un boicoteador...me desprecia, me destroza la casa...me aisla...y su padre siempre me rebaja, y esta a la defensiva cuando trato de corregirle n modales...No acepta ke lw diga nada...Obligaciones todas...cariños todos...pero Derechos ninguno...Me siento muy desdixhada