viernes, 14 de diciembre de 2007

Las terribles coincidencias de la vida...


No puedo creer que una cosa venga tras otra. Hoy tuvimos reunión con el abogado y, no se asusten, pero me di cuenta de una cosa terrible: la ex de mi marido tiene como segundo apellido el mismo apellido mío (ella materno, yo paterno) WHAT????? Cómo puedo tener tanta mala suerte, es que lo encuentro insólito, de verdad. Atroz.
Es una coincidencia, lo sé. Una pésima coincidencia. Pero lo que más me da rabia es la forma en que me enteré... Como decía, estabamos en una reunión con el abogado por las razones que todas conocen y cuando hablamos de la demanda que la yegua presentó en mi contra, me pasó un escrito o algo, la cosa es que decía su nombre completo y el mío completo. Casi me caí de raja, y perdón por la expresión. Les juro que mi cara cambió totalmente y para no hacer una escena en la oficina del abogado me quedé callada. Pero al final me fui pa dentro. Como que me dio pena, me dio pena enterarme de esa forma, me dio pena pensar que todos saben que tenemos el mismo apellido y nadie comentó nunca nada... osea, me imagino a mi marido casi que amenazando a mi suegra o a su hija para no hacer ningún comentario de eso. Porque es demasiado raro que en casi 7 años no haberme enterado. Y perdón, pero mi apellido no es tan común tampoco. Entonces muy mala onda. Quedé bajoneada. Además de preocupada por el lío judicial. Pero más que nada con pena... en fin... las terribles coincidencias de la vida. Solo me hubiera gustado saberlo antes... o no saberlo así, de sorpresa.
Ya, eso les quería contar. Luego les cuento cómo nos fue con los juicios.
Cariños a todas y gracias por sus comentarios.
Suerte compañera en tu nuevos caminos!!!
la madrastra de la niña-mujer

1 comentario:

Mamac. dijo...

Uuuuuuuu, qué lata... te entiendo demasiado, a mi también me hubiese cargado!!!!!
De cierta forma, aunque no sea así, es como si fueran parientes... pésimo.
Saludos